lunes, 29 de febrero de 2016

Una encina singular y abrigada

La encina de los perros, 
una encina singular y abrigada 
La encina de los perros, testigo del devenir de los años, ha sobrevivido a multitud de contratiempos, inclemencias del tiempo e incluso al incendio, que en julio del 2004 arrasó en la zona casi 30.000 hectáreas.
Esta singular encina se encuentra en la comarca del Corredor de la Plata (Sevilla), concretamente en el término municipal de El Madroño, junto a la aldea del Álamo. Las dimensiones de esta espectacularencina, declarada Monumento Natural en 2005, son impresionantes, con un tronco que alcanza en su base un perímetro de ocho metros y una copa capaz de proyectar una sombra de 600 metros cuadrados. De la copa, sostenida por cuatro ramas maestras, surgen otras ramificaciones casi horizontales, haciendo que las ramillas más externas lleguen a tocar el suelo. 
Antiguamente, cuentan los habitantes del lugar que bajo esta encina se prometían las parejas de la aldea del Álamo. Los mismos, que hoy en día, la protegen y abrigan. Concretamente, en el año 2005, una asociación de mujeres local le confeccionó un curioso traje como símbolo de reivindicación local para que se protejan nuestros árboles. En su manifiesto se podía leer: 
"...hemos intentado de manera simbólica, abrigarla, arroparla y vestirla de colores... a ver si así, por fin, llama la atención de quien corresponda y se dan cuenta de una vez, de que nuestra encina sigue aquí, pidiendo ayuda..."



Esto lo he encontrado en la revista

domingo, 7 de junio de 2015

«‘Pararse’ ahí, que he visto un árbol con chaleco»


La Encina de los Perros es uno de los cinco Monumentos Naturales de la provincia. Un árbol tan colosal como ignífugo




 

 

... El curioso traje es símbolo de una reivindicación local que exige cuidados para este espécimen único. Lástima que los políticos pasen poco por aquí... Sigue Leyendo

Catedral viviente...

domingo, 15 de febrero de 2015

sábado, 11 de enero de 2014

“Protejamos Nuestros Árboles”

  1ª Jornada “Protejamos Nuestros Árboles”
28 de diciembre de 2013



Manifiesto de la

 Asociación de Mujeres 

"Encina de los Perros"



 Cuando pensamos en El Álamo, uno de nuestros puntos de referencia, de identificación
 símbolo de unión,  nuestra “catedral viviente” es sin duda alguna La Encina de los Perros.  
Por esto, estamos hoy aquí, cobijados bajo sus ramas, como siempre, a lo largo de la historia, lo han hecho nuestros abuelos y antepasados, unas veces trabajando y otras celebrando algo.  Y  ¿quién sabe? A lo mejor hasta nuestro pasodoble, lo compuso el MaestroRojas, sentado bajo su sombra.

Nuestra encina centenaria, a lo largo de los años, habrá sido testigo de muchas alegrías y también de muchas penas. Sobrevivió milagrosamente al trágico incendio que asoló nuestro entorno en julio de 2004, pero ahora se enfrenta a otro grave peligro, que quizás sea peor que el mismo fuego… es la enfermedad de “La Seca” que está acabando con la dehesa, azotando sobre todo a encinas y alcornoques.
Un año después del fuego, concretamente el 30 de agosto de 2005, es declarada Monumento Natural. Para nosotros fue un motivo de alegría, pensando que así la protegerían y la cuidarían, nada más lejos de la realidad. A pesar de haber venido a visitarla en distintas ocasiones, nosotros no tenemos constancia de que se le haya hecho el más mínimo tratamiento.
Ahora, solo tenemos que mirar a nuestro alrededor, para darnos cuenta de la gravedad que supone “LaSeca” y tristemente comprobamos que la administración, una vez más, se limita a observar, mirar para otro lado y no hacer nada.
Nosotros, como protesta y reivindicación para que protejan nuestros árboles, hemos intentado de manera simbólica, abrigarla, arroparla y vestirla de colores… a ver si así, por fin, llama la atención de quien corresponda y se dan cuenta de una vez, de que nuestra encina sigue aquí…. pidiendo ayuda.






Hay quien cruza el bosque y sólo ve leña para el fuego... yo veo BELLEZA con mayúsculas


PRESENTACIÓN DE FOTOS

viernes, 13 de diciembre de 2013

Hermosa y bella Encina


...El campo mismo se hizo
árbol en ti, parda encina.
Ya bajo el sol que calcina,
ya contra el hielo invernizo,
el bochorno y la borrasca,
el agosto y el enero,
los copos de la nevasca,
los hilos del aguacero,
siempre firme, siempre igual,
impasible, casta y buena,
¡oh tú, robusta y serena,
eterna encina rural...

del Poema Las Encinas de Antonio Machado